Home / Destacadas / Andrea Cobo: “La fórmula del éxito está dentro de ti”

Andrea Cobo: “La fórmula del éxito está dentro de ti”

Cada inmigrante tiene una historia muy particular, una vida queda atrás mientras otra nueva comienza a escribirse. Pero hay ciertas personas cuyas vidas han sido marcadas en un antes y un después que nada tiene que ver con la inmigración, es el caso de Andrea Cobo, a quien el destino marcó para siempre su forma de ver el mundo y de vivirlo.

¿Quién es Andrea Cobo?

Andrea es una mujer latina aguerrida, inspiradora y emprendedora. Colombiana de nacimiento, decide dejarlo todo para mudarse a Canadá, en compañía de su esposo, hace ocho años. El objetivo de su proyecto de inmigración: “fundar familia” y poder ofrecer a sus hijos un mejor futuro.

Una mujer inteligente, brillante y encantadora, así es Andrea, quien te sorprende en humildad pese a los grandes dotes que la vida le ha dado. Es comunicadora social, escritora, estudió 4 años de derecho, se graduó como auxiliar en enfermería, se dedica a la masoterapia y muy pronto obtiene el título de ortoterapeuta, también se destacó en teatro y tiene una impresionante trayectoria como artista plástico de renombre.

Su riqueza intelectual y creativa es digna de admiración, pero lo que más conquista en Andrea es su espíritu jovial y su energía cautivante. Ese tipo de personas que te hacen sentir en confianza, como si le conocieras desde hace años y apenas hace unos minutos que le has encontrado por vez primera.

Sobre su proceso de inmigración

“Llegamos a Canadá en diciembre del 2010, una fecha que jamás olvido, porque eran las fiestas navideñas y nosotros justo nos alejábamos de la familia.

Nuestros primeros pasos fueron para aprender el idioma. Me dediqué de lleno a la Francisation y luego llegaron mis niñas como lo habíamos planificado.

Su hija Valentina de 6 y Sarah de 3 años, consolidan hoy el gran propósito de su proyecto de inmigración, ver crecer su familia.

 

Pero mi ritmo de vida realmente había cambiado, en mi país hacia la enfermería en el día, masajes a la salida y pintaba de madrugada… cuando llegué a Canadá me sentí desocupada sólo haciendo la Francisation, y eso me hizo entrar en un estado en el que no me reconocía, hasta que un día mi esposo me sacudió y me recordó que yo no nací para eso, que era momento de definir lo que iba a hacer con mi vida y, gracias a su apoyo, jamás caí en depresión.

Sin embargo, los horarios en enfermería no eran compatibles con mi faceta de ser madre, así que me pregunté, para qué otra cosa soy realmente buena, y fue cuando comencé a hacer masoterapia hace ya 3 años.

Reconfigurarme en Canadá no significó ningún trauma para mí, siempre he sido una persona abierta a los cambios, y cuando se toma una decisión de vida como ésta hay que ser abiertos y adaptarse con nuestro proyecto bien claro y definido” nos relata Andrea.

 

El momento donde todo cambió para Andrea Cobo

“Mi vida está dividida en dos partes”. Así comienza la historia con la cual esta mamá latina inmigrante nos cuenta con mucha honestidad, reflexión y una gran dosis de emotividad, el momento en el cual la Andrea que vivía la vida siempre apurada, tomó consciencia de su misión en este mundo.

 “Luego de un accidente de tránsito que tuve en Colombia en el año 2001, en el cual iba sola, conduciendo de noche, de Palmira hacia Cali, en plena carretera me encuentro con una rama gigante que cortaba el paso, y tratando de esquivarla, perdí el control del vehículo y terminé con el carro fuera de la vía, suspendida sobre dos metros de agua… Cuando por fin me encontraron, recuerdo haberles dicho a mis padres que había sido un ser de luz quien me rescató y me sacó del carro por una ventana, fue él quien me puso en la carretera, totalmente seca y me acompañó hasta que la ayuda llegó. En ese momento todo cambió y comenzó mi misión de vida”.

Es allí cuando Andrea comprende cómo todas las experiencias de su vida cobraban sentido, la comunicación, la pintura, el derecho, la enfermería, el teatro, todo se unió en ese momento y le mostró cuál era esa misión.

“Hubo un cambio trascendental para mí, comprendí que si aún estaba en este mundo era por algo muy grande. Sigo aquí para tocar vidas, incluso hoy en día el universo me permite hacerlo a través de los masajes. Desde niña he hecho sanación con las manos, y cuando un cliente viene hasta mi camilla, recibe esa energía sanadora y el cliente incluso sin saberlo, al final lo nota.

“Cuando las mamis colocan en los grupos de Facebook -Andrea tiene manos mágicas- yo sólo pienso: no son mágicas, yo estoy aquí para ser un canal de Dios y lo que las personas sienten es la energía de Dios que ellas están necesitando en ese momento y que les llega a través de mi”. -Yo no soy mágica- asienta Andrea, mientras nos tiene encantados casi que embrujados con sus historias.

¿Qué es lo más duro de emigrar?

El proceso de inmigración ciertamente tiene sus dificultades para la integración, pero los límites están en nuestra mente, si nos quitamos esos límites lo que sea que nos propongamos será posible, la diferencia está en nuestra actitud ante la vida.

Lo más difícil para un inmigrante en Canadá es la barrera del idioma, por eso yo recomiendo ponerle corazón al francés y al inglés por igual, sin embargo, ni aún el idioma puede ser motivo para que te detengas. Si quieres emprender ¡hazlo! si quieres vender empanadas ¡hazlo! pero que sean las más ricas empanadas, que todo el mundo necesite volver así estés bien lejos.

¿El momento más difícil de tu carrera?

“El momento más difícil de mi carrera ha sido recibir una llamada de un señor que quería un masaje con -final feliz-… Yo me sentí insultada, me dio rabia y me dio mucho miedo, miedo de continuar expuesta a ese tipo de gente, pero no puedo perder mi rumbo por eso, aunque si confieso que me cuido muchísimo de las personas a las que le abro las puertas de mi casa.

¿Cómo se ve Andrea “la muchacha de los masajes” en un futuro?

“Me veo con mi spa, con una clínica, con una casa propia y en el sous-sol montar mi espacio, donde mi esposo y mis hijas no necesiten cohibirse, aunque el apoyo que he recibido de mi familia para sacar adelante este negocio ha sido incomparable y se los agradezco enormemente, quiero que puedan estar más libres y cómodos cuando llegan a casa”

Andrea se dice consciente de que le falta mucho todavía por lograr, manifiesta un deseo enorme de seguir aprendiendo, creciendo y de llegar aún más lejos. Mientras tanto retoma su camino como escritora y muy pronto podremos contar con una tercera publicación de las dos que ya tuvo el placer de editar en su país natal.

Espejo del alma y Susúrrame un Cuento, son sus dos libros, los primeros que le permitieron consolidar “la escritora” que desde pequeña lleva consigo, al tiempo de poder mostrar y compartir al mundo parte de su esencia motivadora.

 

Andrea espera reafirmar en esta nueva etapa de su proceso de inmigración su lado creativo con la pinura y la escritura

 

Para finalizar nuestra entrevista, cargada de una energía realmente indescriptible, le pedimos a Andrea nos compartiera una reflexión, desde su experiencia, para todas las Mamás Latinas:

“Vive tu momento, disfrútalo, y si tropiezas, levántate. Busca ser la mejor en lo que emprendas. La fórmula de tu éxito está dentro de ti”. Andrea Cobo

 

Si quieres ponerte en contacto con Andrea Cobo, puedes ubicarla a través de su fan page como Andrea Cobo Massotherapeute

 

 

 

También en “Historias” puedes encontrar…

Claudia Bolaños: El secreto está en ¡nunca darse por vencida!

Montréal – Québec – Canadá

 

 

 

Sobre Marielena Dávila Ferri

Con más de 14 años de experiencia en el sector de la comunicación, Marielena Dávila ha trabajado siempre en pro del beneficio de su comunidad, labor que le ha merecido importantes reconocimientos durante toda su carrera periodística. A lo largo de los años ha incursionado exitosamente en radio, prensa y televisión. Ha fungido como relacionista público, se ha especializado en mercadeo digital y redes sociales. Como Fundadora de Ferri Communications, dedica todos sus esfuerzos para realzar el valor de la comunidad latinoamericana en territorio canadiense y dirige con su amplia experiencia la elaboración de productos informativos que redunden en el beneficio social y cultural de las comunidades hispanohablantes establecidas en la provincia de Québec. Pero es gracias a su rol de madre inmigrante que hoy ha logrado consolidar el proyecto más importante de su carrera: Mamá Latina magazine.

Check Also

La guía definitiva para preparar habitaciones compartidas sensacionales

¿La familia es muy grande para la vivienda o las viviendas de hoy en día son muy pequeñas para las familias? La verdad es que puede ser un poco de ambos, pero lo cierto es que si dentro de nuestro presupuesto no está el encontrar una casa con una habitación para cada uno, podemos hacer muestra de creatividad y definir espacios sensacionales para nuestros hijos, aún en habitaciones compartidas.