Home / Actualidad / ¿Barbie a la cabeza de los nuevos juguetes libres de estereotipos?
COURTESY OF MATTEL

¿Barbie a la cabeza de los nuevos juguetes libres de estereotipos?

El mundo está cambiando, y con ello, muchas filosofías quedan atrás. Videos virales de niños que prefieren vestir de rosa, pequeños que juegan a vestirse como la última princesa Disney y niñas que quieren competir ferozmente en una cancha de fútbol, están despertando la consciencia de la industria sobre los estereotipos que por años contribuyeron a formar. Una industria de juguetes libre de estereotipos no es tangible aún, pero ¿está cerca? Pues tal parece que si y prueba de ello es Mattel, que da sus primeros pasos al desarrollar una nueva línea de muñecas Barbie.

Conociendo la influencia que pueden llegar a ejercer las figuras de juego entre niñas y niños, la industria de fabricantes de juguetes está tomando cada vez más consciencia sobre los estereotipos que están mostrando a sus usuarios, los más pequeños de casa. Visto así, se podría decir más bien que los estándares de belleza y formas de la figura humana son cada vez más flexibles y cercanas a la diversidad.   

Las nuevas modelos de Barbie que lanzó Mattel

COURTESY OF MATTEL

 

Luego de ser señalada como una de las muñecas que marcaba más abiertamente un profundo estereotipo, Mattel se dispuso este año a incorporar en su catálogo a dos nuevos modelos para Barbie: el primero, en una silla de ruedas y el segundo, con una pierna protésica. La idea del fabricante es darle cabida a situaciones reales en la vida de una mujer, con sus consecuencias. En esta oportunidad, Mattel atendió lo que había sido una petición por años de madres y familiares de niñas con discapacidad, quienes veían en esta posibilidad, una herramienta útil para hacer sentir a sus hijas incluidas en el mundo.

Para poner estas muñecas en la tienda, Mattel trabajó junto a una niña con esta condición y con expertos del UCLA Mattel Children’s Hospital de manera que resultara lo más apegado a la realidad posible. En su momento, la industria de juguetes llegó a aplaudir la incorporación de muñecas con distintos tonos de piel, contextura y altura. La ola de nuevos modelos con características cada vez más inclusivas no ha mermado.

La firma Kay Customz en Kansas, Estados Unidos, llegó a ofrecer con mucho éxito entre sus muñecas personalizadas, réplicas de niñas con vitíligo, una enfermedad que varía la pigmentación de la piel mostrando varios tonos en toda la epidermis. Otra movida a favor de la diversidad y la tolerancia a las condiciones de cada individuo.

Otros estereotipos por derribar

Por años, las niñas han estado confinadas a jugar con muñecas y a vestir de rosa, como único elemento que las distingue.

 

¿Realmente ha podido la industria del entretenimiento infantil acabar con todos los estereotipos de belleza que han perpetuado sus juguetes? Quizás con los de belleza sí, en su mayoría. Ahora, está lejos de que suceda con los modelos de conducta o los patrones sociales.

Para muchas compañías, el nicho comercial que abordan, sigue respondiendo efectivamente al círculo vicioso de los estereotipos sociales. Siendo los juguetes los principales instrumentos de aprendizaje y socialización durante la infancia, resulta bastante disonante con el rol actual de la mujer, las ideas profundamente sexistas que van de la mano con la promoción de algunos juguetes.

Una investigación de la Universidad de Londres a cargo de la profesora Brenda Todd, confirma la manipulación de los roles de género en la industria juguetera, y destaca con preocupación el excesivo encasillamiento al que son sometidos los niños desde temprana edad. Desde la distinción de colores para niños y niñas, hasta la discriminación de oficios y aptitudes entre uno y otro género.

Todd insiste en que se les debe permitir a todos los niños tener sus propias preferencias en vista de que cada individuo puede tener gustos muy específicos. La investigadora británica asegura que la mejor aproximación de un infante a sus herramientas de juego “debe partir del respeto equilibrado a las preferencias de los niños”, tomando en cuenta que tendrán la posibilidad de elegir “entre una amplia gama de juguetes que tengan características variadas para mejorar el aprendizaje”.

Hábitos de juego saludables para la construcción de una identidad sana:

  • Incluir rompecabezas o libros infantiles que expongan a hombres y mujeres en roles de género ajenos al estereotipo como un papá que se queda en casa o enfermeros hombres, policías mujeres, etc.)
  • Gran variedad de juguetes para elegir, desde muñecos bebés, vehículos, figuras de acción, bloques de construcción.
  • Permitir que los niños elijan su grupo de amigos, los deportes que quieran practicar y las demás actividades en que vayan a estar involucrados. Siempre comunicarse con el pequeño para saber si se siente incluido y si no es víctima de acoso por sus preferencias de juego o deportes.

Para levantar un muro a la discriminación y encasillamiento en la formación de los niños, es preciso que los tabúes se derrumben en casa primero, siendo este el lugar más seguro y confiable que puede tener un niño en crecimiento.

 

 

Encuentra también en Mamá Latina Magazine…

IAN, un corto aleccionador para ver con tus hijos

 

Montréal – Québec – Canada

Sobre Carolina Martínez Torres

Carolina Martínez Torres. Periodista egresada de la Universidad Fermín Toro, Barquisimeto-Venezuela. Más de 15 años de experiencia en producción audiovisual y reporterismo para TV. Moderadora de espacios culturales para cadenas internacionales de TV; productora de emisiones estelares de noticias y programas informativos de entrega especial. 5 años de experiencia en edición de contenido para plataformas digitales. 5 años dedicada a la hermosa labor de ser mamá.

Check Also

¿Sabías que podrías estar padeciendo de carga mental sin darte cuenta?

Una persona que siente que las horas del día no le alcanzan para tanto quehacer, sufre en extremo de impaciencia y se debate cada día con un eterno “pendiente” en la mente, puede estar frente a una pesada dosis de lo que se conoce como carga mental. Es un mal casi exclusivo de las mujeres -70% de las féminas lo padecen-, en vista que la capacidad multitarea del género le puede jugar una mala pasada de vez en cuando.