Home / Destacadas / Cyberbullying: tu hijo podría estar sufriendo en silencio

Cyberbullying: tu hijo podría estar sufriendo en silencio

El Cyberbullying… El increíble alcance de las redes sociales y la tecnología le da cada vez más fuerza a aquel viejo dicho de las abuelas: “nada queda oculto entre cielo y tierra”. No hay recoveco digital que no sea vulnerable y en medio de todo este universo de soporte tecnológico están nuestros niños y adolescentes, cada vez más próximos a los riesgos que la parafernalia cibernética supone. 

 

Para esta generación de jóvenes en pleno desarrollo es frecuente toparse con formas de violencia o maltrato nunca antes imaginada por sus padres. El cyberbullying, es una de ellas, y su crecimiento vertiginoso resulta espeluznante para muchos adultos, cuya infancia y adolescencia transcurrieron con dificultades muy distintas. Ya no se trata del abucheo en el pasillo o las bromas pesadas a los súper genios de la clase.

La frontera digital es mucho más amplia y permite a un acosador en edad escolar ser casi omnipresente para su o sus víctimas a través de espacios como las redes sociales.

Un joven con la firme intención de acosar o molestar a un compañero de clases puede darle forma a su insulto de la manera más canalla desde una trinchera muy cómoda como lo es su propio dispositivo móvil. Pero el escondite virtual no hace menos hiriente el efecto de sus acciones acosadoras y si a esto se suma que el ciberbullying sigue siendo una continuación en la red de un problema que empieza en las aulas, las consecuencias pueden resultar verdaderamente perturbadoras.  

Facebook,  un paso adelante al cyberbullying

La plataforma social por excelencia, Facebook, agregó recientemente una forma para que los usuarios puedan de alguna manera sortear los ataques de cyberbullying  en sus cuentas. Una nueva función permite al usuario eliminar uno o varios comentarios a la vez y además la posibilidad de denunciar a su acosador. Para ello, un menú desplegable aparecerá en el propio post y le permitirá reportar el usuario  para que el equipo de Facebook revise el contenido en busca de bullying.

Si se desea denunciar directamente al usuario hay que visitar el perfil de la persona, hacer clic en el botón de los tres puntos de la parte superior (en su foto de portada) y elegir la opción “Denunciar”. Facebook dará varias opciones como: “Esta persona me está molestando” o “Está compartiendo publicaciones inadecuadas u ofensivas”. Desde ese mismo menú se puede también bloquear al usuario para que no pueda seguir acosando a su víctima.

Si alguien denuncia un contenido que no es retirado, podrá pedir una segunda opinión si cree que el equipo de moderación ha cometido un error. Sobre el criterio de Facebook para hacer frente a este tipo de escenarios mucho se ha comentado. Su primer manual de reglas y protocolos sobre contenidos ofensivos y no publicables en la red fue filtrado a mediados de 2017 y generó bastante polémica por sus ejemplos prácticos. En un apartado, podía leerse cómo un estado en el que dijera “le pego a niños gordos” no era uno de los casos de alarma que requerían una acción de bloqueo por parte de la empresa.

Te invitamos a ingresar al Centro de prevención del bullying de Facebook, donde encontrarás información especializada tanto para padres como para adolescentes y educadores.

Otras redes sociales como Youtube, Instagram y Twitter también incluyen en su operación un apartado especial para bloquear comportamientos abusivos o de acoso e incluso permite que sean otras personas las que denuncien al acosador, no necesariamente la víctima.

¿Cómo saber si mi hijo es acosado cibernéticamente?

El ciberbullying es una continuación en la red de un problema que empieza en las aulas.

 

Siendo la adolescencia una de las etapas más difíciles en la etapa de crecimiento del ser humano, saber descifrar cuándo uno de tus hijos está siendo víctima de acoso no es tarea fácil. Pero en todo caso seguir de cerca los patrones de uso de su propio dispositivo móvil puede visibilizar algunas señales de advertencia, por ejemplo:

  • Aumento o disminución notable en el uso del dispositivo, inclusive la mensajería.
  • Las respuestas emocionales a lo que ocurre en su dispositivo (risa, enojo, disgusto).
  • El niño oculta su pantalla o dispositivo cuando otras personas están cerca y no comenta lo que hace con su dispositivo.
  • El niño comienza a evitar situaciones sociales, incluso aquellas que disfrutaba anteriormente.
  • El niño se vuelve retraído o se deprime, o bien pierde el interés en las personas y actividades.

Como padre habrá que saber exactamente en qué momento y cómo intervenir. Pero siempre es recomendable que el pilar de la aproximación sea una franca comunicación con el niño que le permita tener esa sensación de seguridad quizás perdida en medio del acoso escolar. La denuncia no debería quedarse únicamente en las redes. Lo ideal es que los maestros y coordinadores de la escuela también conozcan la situación. Será el paso correcto para evitar cualquier delito potencial.

 

Encuentra también en Mamá Latina Magazine…

El divorcio y su afectación en los hijos

Montréal – Québec – Canadá

Sobre Carolina Martínez Torres

Carolina Martínez Torres. Periodista egresada de la Universidad Fermín Toro, Barquisimeto-Venezuela. Más de 15 años de experiencia en producción audiovisual y reporterismo para TV. Moderadora de espacios culturales para cadenas internacionales de TV; productora de emisiones estelares de noticias y programas informativos de entrega especial. 5 años de experiencia en edición de contenido para plataformas digitales. 5 años dedicada a la hermosa labor de ser mamá.

Check Also

¡Las 5 cualidades de la maternidad que te harán la mejor líder!

Todavía hay algo de disonancia en la sociedad en aquello de ser madre y una profesional exitosa a la vez, pero lo cierto es que cada vez más mujeres están probando que sí es posible. Cuando se trata de mujeres que hicieron un alto en sus carreras para tener hijos, la fuerza del regreso es aún mayor, y la maternidad, con esa voluntad renovada de ser mejor cada día, es en gran parte responsable de la necesidad de continuar dando lo mejor de sí como madre trabajadora, emprendedora y líder.