Home / Destacadas / La ciencia lo dice ¡los niños necesitan de sus abuelas!

La ciencia lo dice ¡los niños necesitan de sus abuelas!

Quizás con un primer hijo muchas madres se echan a cuestas todo el peso de la crianza, un poco por entusiasmo y otro tanto por inexperiencia. Pero superados los primeros meses o una vez que amplíen la familia, puede que cambien de opinión, y con seguridad, las abuelas estarán siempre listas para ir al rescate.

Es usual encontrar parejas con mucho que decir sobre la intromisión de una abuela al momento de tomar decisiones sobre el amplio espectro de la crianza, pero todo tiene su lado positivo, y la presencia de las abuelas no es la excepción.

El impacto positivo de las abuelas

Por muchas razones, estos seres llenos de experiencia, sabiduría y reflexiones, resultan una maravillosa adición al día a día de los hijos. Un reciente estudio en Finlandia señala incluso que podrían incidir de forma notable en la salud de los pequeños. El departamento de Biología de la Universidad de Turku, reforzó con su investigación aquella hipótesis que viene los años sesenta, en la que se aseguraba que el auxilio regular de las abuelas en el cuidado de los nietos, facilitaba a las madres tener más hijos.

En este caso, el estudio Finlandés fue más allá, y reveló que tener a una abuela cerca aumentaba las probabilidades de vida y supervivencia de un infante entre los 2 y 5 años hasta en un 30%. Pero no es la primera vez que la ciencia demuestra cuán útil y positivo puede ser la ayuda de los abuelos en el cuidado y formación de los pequeños. 

5 buenas razones para querer tener a las abuelas cerca de los niños.

La manera de pensar de las abuelas puede ayudar a los niños a ampliar su manera de ver las cosas.

 

  1. Traspaso de anécdotas e historia de la familia

Los abuelos son la principal fuente de conocimiento sobre su entorno que puede tener un nieto. Al llegar a la tercera edad, suelen disminuir sus cargas laborales y por tanto aumentar sus espacios de ocio, así que tendrán el tiempo y la disposición de dedicarse a contar toda la historia de los antepasados familiares y valiosas anécdotas sobre papá y mamá que los niños atesorarán durante toda la vida. Esto puede resultar un maravilloso alimento para la curiosidad innata de los pequeños, sobre todo en edades donde han madurado un poco más el entendimiento están construyendo su identidad.

  1. Reducen la posibilidad de problemas emocionales y de comportamiento

Cuando un abuelo o abuela está presente, o ambos, los niños suelen depositar mucha de su confianza en ellos. La sensación de seguridad y apoyo que consiguen los nietos en sus abuelos es inigualable, y suele construir un vínculo muy estrecho que les ayuda a lidiar con situaciones adversas en su etapa infantil, sea un divorcio, una pérdida o una situación social atípica como el acoso escolar.

  1. No hay mejores manos para delegar el cuidado de los niños

En la ajetreada agenda de los padres trabajadores, no tener con quién dejar a los niños mientras se cumple la jornada laboral resulta una verdadera pesadilla, sobre todo porque, un cuidador ajeno a la familia no siempre despertará confianza en los padres e incluso puede hacer sentir al niño o niña una especie de abandono. Cuando esta responsabilidad se comparte con los abuelos, los padres pueden estar tranquilos pues tendrán certeza de la forma en que los cuida, de que no habrá ningún tipo de maltrato y que, por supuesto, podrán ajustarse a las normas de casa.

  1. Ayuda a que los niños no sean prejuiciosos

Puede pasar que un niño no se sienta identificado con una persona mayor, y termine por tener distancia con ellos, pero cuando se trata de niños que han estado en contacto con sus abuelos desde muy pequeños, es menos probable que suceda. Así que, pasar tiempo con el abuelo o la abuela, ayudará a consolidar el nexo y por tanto evitará la predisposición hacia las personas mayores.

  1. Mantiene a raya la depresión

Tanto para abuelos como nietos, una relación constante y armoniosa aleja los signos de la depresión, en el caso de los niños cuando llegan a la adultez. Sucede que aprenden a tener distintos puntos de vista de lo que les rodea, y, para ser justos, ninguna visión está completa sin el aval de la experiencia, y ésta puede venir sin problemas de los abuelos.

Si un niño no logra tener contacto físico con sus abuelos paternos o maternos, es importante procurar una relación a distancia frecuente, haciendo uso de las bondades de la tecnología que permite a las familias acercarse a través de videollamadas, por ejemplo. Es labor de los padres fomentar este vínculo, sabiendo que, con los debidos límites, tiene un increíble beneficio para los niños.

 

Encuentra también en Mamá Latina Magazine…

¿Sabías que podrías estar padeciendo de carga mental sin darte cuenta?

 

Montréal – Québec – Canadá

 

 

Sobre Carolina Martínez Torres

Carolina Martínez Torres. Periodista egresada de la Universidad Fermín Toro, Barquisimeto-Venezuela. Más de 15 años de experiencia en producción audiovisual y reporterismo para TV. Moderadora de espacios culturales para cadenas internacionales de TV; productora de emisiones estelares de noticias y programas informativos de entrega especial. 5 años de experiencia en edición de contenido para plataformas digitales. 5 años dedicada a la hermosa labor de ser mamá.

Check Also

La guía definitiva para preparar habitaciones compartidas sensacionales

¿La familia es muy grande para la vivienda o las viviendas de hoy en día son muy pequeñas para las familias? La verdad es que puede ser un poco de ambos, pero lo cierto es que si dentro de nuestro presupuesto no está el encontrar una casa con una habitación para cada uno, podemos hacer muestra de creatividad y definir espacios sensacionales para nuestros hijos, aún en habitaciones compartidas.