Home / Columnistas / ¡Saber Vivir! / La pérdida como herramienta de cambio

La pérdida como herramienta de cambio

En la vida algunas se ganan, y de otras se aprende, si así lo vieras finalmente, nunca perderías.  En la realidad, pierdes constantemente, siendo abandonada, cambiando, renunciando y por su puesto con la muerte de tus seres queridos.  Perder te obliga a cambiar, te obliga a buscar cómo llenar el vacío que dejó la pérdida.  La vida no te prepara para perder o cambiar, creces con la idea de que las cosas deben ser igual para siempre y que las personas que te aman son inmortales, no te prepararon para enfrentar la ausencia de tus seres queridos.

En nuestra sociedad de apariencias, el dolor producido por una pérdida es frecuentemente ignorado, reprimido.  Cuando alguien cercano fallece, aparentemente debes olvidarlo y no hablar mas de él, para no sentir el dolor que te produce su recuerdo, hay que olvidar y pasar a la siguiente página, “la vida continúa” te repites a ti misma.  

Pero esta tendencia no hace mas que complicar y alargar el proceso de duelo.  Es verdad que debes cortar los lazos con la persona que ya no volverá o con aquello que ya no será igual nunca más, debes integrar esta pérdida en ti, pero para eso necesitas tiempo y apoyo físico y afectivo.  Para disminuir la pena debes expresarla, así es como la dejas salir.  Y aquellos que rodeamos a la persona en duelo debemos ofrecer comprensión y aceptación, escuchar y acompañar a la persona.

La pérdida al emigrar.

Dejar atrás una vida y comenzar de cero es también un duelo que afrontar.

 

Y qué decir de las rupturas amorosas, de las separaciones, del exilio, del desplazamiento.  ¿Qué hay de todo lo que dejas atrás cuando decides emigrar? tu familia, tus amigos, amistades que no volverán a ser nunca igual que antes.  Todos estos son eventos dolorosos frente a los cuales, de la misma manera que frente al duelo, necesitas un camino para reconstruirte, para reinventarte.

La palabra “duelo” viene del latín “duellum” que significa combate o guerra. El duelo sicológico es un proceso que tiene lugar tras una pérdida irreparable y que conduce a la necesidad de adaptación a una nueva situación.  Es ese combate interno entre tantas emociones causadas por la pérdida. Muchas situaciones en tu vida pueden ser causantes de duelo: la pérdida de un trabajo, una enfermedad grave, la separación de familias, la ruptura amorosa, el cambio de domicilio, una súbita transformación física, una crisis económica, la partida de una mascota, entre otras.

¿Por qué las pérdidas te desestabilizan?

Porque no te las esperas.  Generalmente sufres la pérdida de algo que creías seguro, tuyo, ganado y garantizado para siempre.

¿Por qué es difícil enfrentar una pérdida?

Porque no estás preparada para sufrir, asociamos el sufrimiento con algo negativo, lo rechazamos, lo evitamos.  Desde pequeños nos enseñan a evitar u ocultar el dolor. En lugar de verlo como un aprendizaje o como una herramienta de cambio.  Es nuestra manera de relacionarnos con nuestros deseos la que nos hace sufrir, es el apego. Sabemos entrar y conectarnos a una relación, pero no sabemos salir ni desconectarnos de ella y por lo tanto no sabemos cuando hacerlo.  Es así como dejamos que el destino decida por nosotros.

Lo primero para afrontar una pérdida es reconocer sus emociones y no tratar de ocultarlas.

¿Cómo enfrentar una pérdida?

Para enfrentar una pérdida, puedes someterte al cambio o controlarlo y decidir de su rumbo. Veamos siete claves fundamentales para equiparnos frente a una pérdida que nos permitan controlar este nuevo cambio en nuestra vida:

  1. Hablar, es necesario exteriorizar las emociones vividas, los sentimientos y las ideas.  Para hablar, es importante no hacerlo siempre a la misma persona pues esta se puede saturar de tu discurso y dejar de ser un apoyo valioso para ti.  Aprovecha tu entorno y las fuentes de ayuda cercanas a ti. En ausencia de personas cercanas, familiares o amigos que puedan escucharte, es importante consultar un profesional sicosocial.  
  2. Tomarse su tiempo, el tiempo es oro y puede ser un gran aliado para el doliente, solo que debe tomar consciencia de que, con el tiempo, recuperará por fin la paz, la tranquilidad y el ritmo de su vida.
  3. Aceptar tus sentimientos, los positivos como los negativos, reconocerlos, acogerlos, vivirlos y transformarlos si es necesario.  Darse el derecho de llorar, expresar sanamente la ira, no comparar tu sufrimiento con el de otros, transformar la ira y la culpabilidad en perdón.
  4. Reconocer que detrás de cada cambio importante hay una pérdida para elaborar y cada vez que algo llega, desplaza lo anterior que deja de ser, de la misma manera que cada vez que algo se va, deja lugar a lo que llega.
  5. Aprender a soltar, dedicarle energía a las cosas que podemos cambiar y dejar ir aquellas que por más que queramos no podemos transformar.
  6. Cuidarse a sí mismo y a su familia, tomar el tiempo de hacer las cosas que te gustan, tener una buena alimentación, adoptar hábitos positivos para tu salud física y mental.  Compartir tiempo de calidad con los seres que amas y te rodean.
  7. Buscar ayuda, es de valientes reconocer que necesitas ayuda.  De la misma manera que cuando te quiebras una pierna, necesitas una muleta temporalmente para caminar, cuando se quiebra tu corazón, esa muleta puede ser tu mejor amigo, tu madre, un mentor, un consejero, un trabajador social, un psicólogo u otro profesional que tenga las herramientas necesarias para brindarte el apoyo y la orientación que necesitas.

Si deseas contactar a la especilista Sandra Londono, encuéntrala en el Directorio de servicios profesionales de Mamá Latina Magazine.

¡Click aquí!

Más de ¡Saber Vivir! en Mamá Latina Magazine…

Saber Vivir: Inmigración y Paternidad

Montréal – Québec – Canadá

Sobre Sandra Londono

Soy Trabajadora Social y Mediadora Familiar de la Universidad de Montreal y miembro de la Orden Profesional de Trabajadores Sociales de Quebec. He trabajado con familias vulnerables y con padres en conflicto de separación. He animado grupos de hijos de padres separados para facilitar la expresión de sus sentimientos frente a la separación y he coordinado talleres de comunicación parental entre padres que viven conflictos de separación y divorcio. Actualmente, atiendo en consultorio privado, casos de consejería individual, de pareja y de familia. Ofrezco también mis servicios como mediadora familiar y coach parental. Además, pertenezco al grupo de atención de choque post-traumático de Morneau-Shepell. Los niños, niñas, adolescentes y sus familias son el centro de mi ejercicio profesional y la comunicación una herramienta atesorada de cambio y transformación. Mi objetivo profesional es acompañar las familias en el camino hacia un ejercicio parental exitoso.

Check Also

¡Las 5 cualidades de la maternidad que te harán la mejor líder!

Todavía hay algo de disonancia en la sociedad en aquello de ser madre y una profesional exitosa a la vez, pero lo cierto es que cada vez más mujeres están probando que sí es posible. Cuando se trata de mujeres que hicieron un alto en sus carreras para tener hijos, la fuerza del regreso es aún mayor, y la maternidad, con esa voluntad renovada de ser mejor cada día, es en gran parte responsable de la necesidad de continuar dando lo mejor de sí como madre trabajadora, emprendedora y líder.